Dime Facebook… ¿Perfil o página?

FACEBOOKPágina, página,  página… ¡PÁGINA! Alto, claro y en mayúsculas. Vendas lo que vendas o hagas lo que hagas, en Facebook, tu empresa debe estar en forma de página. Los perfiles de usuario están para subir las fotos de la boda de tu prima, las de la fiesta de noche vieja o para jugar al Farm Ville, no para vender. No sé, quizás da la impresión de que el primer empujoncito es más fácil con un perfil que con una página y, cierto, Facebook da la posibilidad de migrar un perfil a página conservando como fans a todos tus amigos anteriores.

Pero mejor que no, mejor no jugársela porque no siempre funciona, hazme caso. Bueno, o sino házselo a Clara Ávila 😉

Así que si eres una marca o una empresa, desde el principio, crea una página de seguidores. A la larga – y también a corto plazo – solo tiene ventajas y más ventajas. Aquí tenéis algunas:

  • Los perfiles tienen un límite de 5.000 amigos. Sí, sí, son muchos, pero no me creo que tu marca no aspire a llegar a más gente.
  • Un perfil de usuario no se puede promocionar. Ni se pueden enviar invitaciones, ni ofrecen la posibilidad de crear anuncios. Y no seas agarrada – o agarrado –, a veces hay que estirarse un poquito… ¡Facebook te permite segmentar muchísimo y llegar solo a la gente realmente interesada en el tema!
  • Si tenemos un perfil, los usuarios tienen que enviarnos una solicitud de amistad, nosotros tendremos que aprobarla… Demasiadas cosas, demasiado lento. ¡Las páginas están a solo un “Me gusta” de distancia!
  • Y la más importante. Si utilizas un perfil… ¿se puede saber cómo analizas el comportamiento de la audiencia? ¡Si no puedes medir el impacto de tus publicaciones no puedes mejorar! Las Fan Pages te ofrecen muchísimos datos: a cuántas personas llegan tus publicaciones, los “me gusta” – ¡y también los “ya no me gusta”! –, las características de los usuarios – incluyendo país o ciudad, sexo, edad… – las franjas horarias en las que tus fans están conectados en Facebook… Vamos, ¡todo!

Pero si todavía no he podido convencerte quizás lo consiga ahora. Y es que Facebook prohíbe terminantemente el uso de perfiles de usuario para las marcas o empresas. Es decir, que después de trabajar para conseguir amigos, crear contenido interesantísimo para tu audiencia, mimar a tu público, fidelizarlo… cualquier usuario puede denunciarte, o Facebook enterarse de que en realidad eres una empresa y cerrar tu cuenta. Colorín colorado.

Otro día más… que Facebook tiene mucha miga 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *