José Muñoz: “El espectáculo es ver al público cantando nuestras canciones, al unísono, con esas ganas y esa ilusión”

Estopa

Estopa presenta en Fraga su último trabajo “Rumba a lo desconocido”.

¿Qué novedades trae vuestro último trabajo Rumba a lo desconocido?

Son doce canciones en las que hemos vuelto a un sonido más nuestro. Son sonidos más orgánicos, tocados por seres humanos donde la rumba ha vuelto a ser la reina. En el anterior álbum habíamos buscado ese sonido nuevo que nos llamaba la atención y estuvimos coqueteando con sonidos electrónicos y sonidos que en ese momento nos gustaban.

¿Volvéis a ese rumba rock por convencimiento propio o porque vuestros seguidores os lo reclamaban?

Siempre hemos tratado de ser fieles a nosotros mismos. Si algo no nos gusta a nosotros no lo hacemos. El pensar en terceras personas para hacer una canción es delicado porque ya no estás haciendo algo que te gusta a ti, sino en lo que les gusta a los demás. Creo que cambiar sería un error, o cagarla.

¿El público capta cuando un artista disfruta haciendo lo que hace?

Creo que el hecho de gustarte a ti mismo es básico, que se te pongan los pelos de punta y seguir teniendo ilusión por hacer las cosas. Nosotros tenemos la suerte de que nos chifla componer, nos encanta meternos en el estudio a grabar y la finalidad de estas canciones es cantarlas en directo, que también nos encanta y nos lo pasamos bomba. Sobre todo nos lo pasamos bomba viendo a la gente, viendo lo bien que se lo pasan; porque el público mira al escenario pero nosotros miramos al público. El espectáculo es ver al público cantando nuestras canciones, al unísono, con esas ganas y esa ilusión. Es espeluznante.

¿Cómo se conecta con el público? ¿Cómo se cae bien?

Habrá gente a la que le caemos mal (risas). No lo sé. Quizás es porque mis padres tenían un bar y hemos estado desde pequeñitos todo el día detrás de la barra y eso te da cierta psicología para tratar con la gente de manera natural. Ahora somos como un bar las 24 horas y ambulante.

Vuestra comenzó hace ya más de 15 años, ¿cómo han cambiado vuestras canciones y vuestra música a lo largo del tiempo?

Al principio no nos enterábamos de nada. Fue una gira muy larga, cada día estábamos en un sitio y el éxito nos pilló en la carretera. Nos decían que éramos número uno en ventas y pensábamos que era “normal”, pero con el tiempo te das cuenta de que somos un caso excepcional. El tiempo nos ha ido dando la conciencia, aunque todavía no somos del todo conscientes de dónde hemos llegado. Trataremos de mantener esta situación lo máximo posible, de momento seguimos motivadísimos.

Las letras también han ido evolucionando a lo largo de vuestra trayectoria…

Sí. Quizás ahora sean más introspectivas. Ya no hablamos de porros ni hablamos de botellones, quizá porque ya no tenemos esa vida. Ahora tenemos canciones de crítica social, pero casi todo son pensamientos más introspectivos, hablamos de los sentimientos.

Sois los productores del álbum Rumba a lo desconocido, algo muy valiente…

Si quieres que tus discos no suenen como los demás, tendrás que hacerte tu propia receta.

Habéis arrasado en España, ¿pero irte, por ejemplo a Latinoamérica, y ver que en países tan lejanos también arrasáis no es un chute brutal?

La verdad es que sí. En América, además, se lo toman todo muy a pecho, igual es porque vamos menos, aquí estamos siempre. Allí nos vienen a esperar al aeropuerto… Y al principio, cuando ves a toda esa gente esperando en el aeropuerto, lo primero que haces es mirar para atrás, a ver si vienen los Back Street Boys (risas).

¿Qué hay que hacer para no creérselo?

Hay que intentar quitarle hierro y pensar que esto es un trabajo como otro cualquiera. No sabría que decirte, echarle la culpa a la suerte también nos viene muy bien, como salud mental. Aunque no en realidad me lo tengo creidísimo (risas).

¿El éxito cambia a las personas?

El éxito puede volverte gilipollas. Como decía Guardiola, el halago debilita.

¿Cómo es la relación con tu hermano David? ¿El éxito desgasta?

Eso nos une más todavía, más si cabe. Yo no veo un motivo en el mundo por el cual me pudiera pelear con mi hermano. Con una mirada nos hablamos, casi tenemos telepatía. Una vez Serrat dijo que éramos el primer caso de hermanos siameses nacidos en días diferentes (risas).

Volviendo al concierto de este sábado… Además de las canciones del nuevo disco, ¿incluís vuestros éxitos de siempre?

Hemos preparado un repertorio que pasa por todos nuestros discos. Durante estos cuatro años hemos ido a muchos conciertos y, sobre todo, hemos aprendido qué es lo que no tenemos que hacer. El público quiere oír nuestro último disco, pero cuando realmente se viene arriba es cuando suenan nuestros grandes éxitos. Nosotros, por ejemplo, le debemos mucho a La raja de tu falda y la seguiremos cantando.

Y para terminar… ¿qué tal un mensaje para el público de Fraga y visitantes?

Solo decirles que este sábado estaremos tocando en Fraga pasándolo bien y haciéndolo pasar bien a toda la gente que venga… E intentaremos no “defragaudarles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *